menu close menu

Congreso «La Sábana Santa: Respuestas a un enigma»

Crónica del I Congreso Internacional de Sindonología en Lima (12-15 abril 2005)

El Papa Juan Pablo II, en su visita a Turín en el año 1998, exclamaba ante la Sábana Santa —custodiada definitivamente en esta ciudad desde 1578— que se trataba de «un signo verdaderamente singular que remite a Jesús». Aquel año la Sábana Santa había sido expuesta al público, atrayendo a personas de todas partes del mundo, para ver aquel lienzo mortuorio que contiene la imagen de un hombre crucificado, coronado con espinas y flagelado de un modo coincidente en todos sus detalles con la descripción que recogen los Evangelios de la Pasión y Muerte de Jesús de Nazaret. Este lienzo, según la tradición cristiana, sería la tela en la que fue envuelto el Señor Jesús después de su muerte.

Por este motivo, no sólo ha provocado la veneración de multitud de creyentes, sino que ha suscitado la atención de gran cantidad de destacados estudiosos de todo el mundo, llegando a ser objeto de numerosas investigaciones científicas de las más diversas especialidades hasta convertirse en la reliquia más estudiada de la historia.

Queriendo reflexionar en torno a los descubrimientos e interrogantes científicos, históricos y teológicos que esta reliquia única ha generado, y con el deseo de poner una vez más de manifiesto la armonía que existe entre la fe y la razón, el Turin Shroud Center of Colorado (Centro de Investigación sobre el Manto de Turín de Colorado) y la Asociación Vida y Espiritualidad organizaron en la ciudad de Lima, del 12 al 15 de abril de 2005, el Congreso “La Sábana Santa. Respuestas a un enigma”, que reunió a un conjunto de especialistas de diversos países sobre el tema. El Congreso suscitó una gran atención por parte de los medios locales y atrajo una gran cantidad de público, que colmó en las diversas jornadas el auditorio central de la Universidad de Lima, donde se desarrolló el encuentro.

Exposición de la réplica

Como parte de las actividades del Congreso se organizó también una exposición que contó con la réplica de tamaño real más exacta de la Sábana Santa. La exposición incluyó reproducciones  —a partir de estudios científicos e históricos— de los clavos, la corona de espinas y la lanza con que torturaron a Jesucristo, con el fin de explicar sus características y su relación con los relatos del Evangelio. De igual modo, a través de paneles didácticos, se informaba al público asistente sobre lo que la medicina, la historia, la ciencia y la Iglesia han dicho acerca de la Sábana Santa. Más de veinte mil personas, entre escolares, estudiantes universitarios, profesionales, familias, sacerdotes, religiosos, religiosas y público en general visitaron la exposición, que se mantuvo durante todo el mes de agosto, extendiéndose incluso dos semanas sobre el tiempo programado debido a la gran asistencia de público.

Jornada inaugural

El Congreso se inició el martes 12 de abril. Durante la ceremonia de inauguración el Coordinador del encuentro, Erwin Scheuch, explicó la finalidad del Congreso, destacando la iniciativa como «una ocasión para la investigación serena y desprejuiciada de un objeto que merece la mayor atención». Asimismo, expresó el deseo de los organizadores de que tanto el Congreso como la Exposición fuesen «un sentido homenaje a Su Santidad Juan Pablo II» cuyo tránsito a la Casa del Padre había ocurrido tan sólo unos días antes, el 2 de abril. Por su parte, la Dra. Ilse Wisotzki, Rectora de la Universidad de Lima, dijo que «toda universidad tiene como misión fundamental la búsqueda de la verdad», señalando que la realización de un Congreso en torno a la Sábana Santa presentaba una gran oportunidad para ello.

Estuvo presente en la ceremonia de inauguración Mons. Adriano Tomasi, Obispo auxiliar de Lima, quien destacó el esfuerzo de los organizadores. De manera especial, recordó al Papa Juan Pablo II, «quien, según su palabra, cada vez que estuvo ante la Sábana Santa experimentaba una profunda experiencia de gracia. Estoy seguro de que en este momento desde la ventana de la casa del Padre, él está mirando con ojos llenos de luz y de amor este evento y a todos nosotros. Que en estos días los participantes puedan escuchar cómo a través de esta reliquia, el amor infinito de Dios habla al corazón de todo hombre».

Luego de la ceremonia de inauguración tuvo lugar la conferencia del Dr. John Jackson, Director del Turin Shroud Center of Colorado, quien habló sobre “La ciencia y la Sábana Santa de Turín”. Durante su conferencia, en la que explicó algunas características de la Síndone establecidas a partir de la investigación científica, lamentó la amplia difusión del prejuicio secularista según el cual para llevar a cabo una investigación científica rigurosa, se debe excluir cualquier consideración teológica. Al respecto, afirmó que «si la teología cristiana posee algo de la profunda base que subyace a la realidad, la ciencia no puede oponerse a la teología cristiana». Por otro lado, pasando revista a las conclusiones más importantes de los diversos estudios científicos e históricos referidos a la Sábana Santa, señaló que se puede afirmar que la Síndone «no es la obra de un artista, sino la imagen de un hombre real que no ha sido producida por ningún método físico o químico conocido y que sigue siendo hoy imposible de repetir».

Segunda jornada

El día miércoles, el Congreso se inició con una conferencia sobre “El análisis de la Sábana Santa por el Carbono 14”. Ante un auditorio que por segunda vez se presentó llenó de asistentes, el Dr. Jackson destacó la similitud de la Sábana Santa con iconos e imágenes anteriores al siglo XIV —fecha de la supuesta datación por el Carbono 14— de las cuales la Síndone habría sido el modelo original. La interesante conferencia incluyó una explicación en torno a los dobleces que presenta la Sábana Santa, que llevaron al Dr. Jackson, a través de sólidos argumentos, a afirmar la presencia de la Síndone en el mundo bizantino en épocas también anteriores a la datación del Carbono14. «Por ello, podemos ahora estar seguros de que cuando reconstruimos la historia de la Sábana bizantina de Cristo, también estamos reconstruyendo una historia pre-europea de la Sábana de Turín», subrayó el investigador norteamericano.

Luego de un breve intervalo, tuvieron lugar dos ponencias; la primera de ellas ofrecida por el Dr. Francisco Iriarte Brenner, Decano del Colegio de Arqueólogos del Perú, quien habló sobre los “Los métodos de la cronología absoluta, el radiocarbono 14 y el Sudario de Turín a la luz de la ciencia”. El Dr. Iriarte analizó los estudios realizados al Santo Sudario con el método del Carbono 14, explicando las limitaciones de la datación por este medio. Al respecto, señaló que la Síndone, por haber estado expuesta durante siglos al ambiente y al contacto humano, no era susceptible de ser analizada por ese método y por tanto tales estudios no eran conclusivos.

La segunda ponencia estuvo a cargo del Ing. Rafael Estartús, Catedrático de la Universidad de Piura. Bajo el título de “Integración de saberes”, explicó que la ciencia ha ayudado y ayuda a descubrir los interrogantes que esconde la Sábana Santa, y que pone al hombre moderno en el umbral de la fe. «Fe y razón deben y pueden apoyarse mutuamente», afirmó, destacando que «se puede alcanzar la verdad sobre el hombre manejando sabiamente la combinación de fe y razón». En su conferencia, señaló que no se debe tener miedo a posibles conflictos ciencia-fe, e invitó a confiar «en el refuerzo mutuo de ambas cuando son verdaderas».

Tercera jornada

En la jornada del jueves tuvieron lugar dos conferencias. “El ambiente histórico del siglo I y su relación con la Sábana Santa” fue el tema de la primera, ofrecida por Rebecca Jackson, Co-fundadora del Turín Shroud Center of Colorado, quien como etnóloga ha investigado por más de treinta años las migraciones históricas del pueblo judío y los semitas, así como las influencias egipcias y africanas que recibieron. La doctora explicó, basándose en el tipo de material y de tejido con el cual está confeccionado el manto, que la Sábana Santa pertenece al siglo I de la era cristiana. De igual modo, luego de un interesante análisis de las costumbres mortuorias de la época, afirmó que el Manto de Turín «posee todos los elementos de un ropaje mortuorio judío del siglo I».

El Dr. Ricardo Augusto Florián Herrera, Médico Internista de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, ofreció la segunda conferencia, que tuvo como tema “La medicina y la Sábana Santa”. En su conferencia, el Dr. Florián realizó una exposición desde el punto de vista de la medicina, de las heridas y contusiones que la Síndone muestra que sufrió Jesús de Nazaret en las horas de la Pasión. Particularmente sugerentes fueron las coincidencias entre lo que evidencia la Sábana Santa desde el punto de vista médico y el relato de la Pasión contenido en los Evangelios.

Jornada conclusiva

El Congreso concluyó el día viernes 15 con dos ponencias y una conferencia. El Padre Armando Nieto Vélez, miembro de la Academia Peruana de la Historia, tuvo a su cargo la primera ponencia sobre el “Recorrido histórico de la Sábana Santa”. En su interesante exposición, el P. Nieto ilustró a los asistentes con el posible recorrido geográfico que la Sábana Santa habría hecho a través de los siglos desde Palestina hasta Turín. Al respecto, afirmó que el recorrido del Manto «no es una línea que podamos seguir ininterrumpidamente a través de los siglos», pero que sin embargo las diversas fuentes y datos que se poseen «no hacen sino confirmarnos en la admirable convergencia (más que simple coincidencia) que nos hace decir que la Sábana Santa es realmente la que envolvió el cuerpo de Jesucristo muerto».

Por su parte, Rafael de la Piedra Seminario, Licenciado en Teología, bajo el tema “La teología y la Sábana Santa”, realizó una lectura teológica de lo que significa para la vida de los cristianos la Sábana Santa. La ponencia incluyó una reflexión en torno a la importancia del “signo” y su valor en la dinámica relacional de Dios con el hombre, a la luz del Antiguo y del Nuevo Testamento, afirmando que para el hombre de la Biblia el signo tiene esencialmente un valor religioso, por medio del cual el misterio se hace más evidente. «Este lienzo puede ser considerado un signo para los no creyentes y, desde una perspectiva teológica, “un signo-estético” útil a la comprensión del misterio divino», afirmó en su ponencia.

Finalmente, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, Obispo auxiliar de Lima, tuvo a su cargo la conferencia conclusiva del encuentro, “Ante el Rostro de la Sábana Santa”, en la que, basándose en las enseñanzas del Papa Juan Pablo II, explicó que esta reliquia debe ayudar a los miembros de la Iglesia a descubrir el amor de Dios por los hombres manifestado en la Pasión. Asimismo, insistió en que la Santa Síndone es, ante todo, un testimonio de la Resurrección que debe llenar a los fieles de confianza y alegría cristiana. «Los caminos de Dios son misteriosos, pero son los caminos ciertos —afirmó el Prelado—. Para el hombre de este nuevo milenio constituye una piedra de escándalo el toparse con esos rasgos de la presencia de Dios vivo en nuestro tiempo impregnados en el Lienzo Santo de Turín. Descubrirse ante una realidad que va más allá de los limitados y estrechos límites de su propia razón, le exige una verdadera actitud de humildad, de contemplación y, por qué no, de auténtica conversión».